23/2/11

BlankPaper Escuela cumple cinco años y lo celebra por todo lo alto. Así fue.

BlankPaper es mucho más que un colectivo de jóvenes fotógrafos y una escuela de fotografía. Blank Paper es un concepto, un micromundo, un marco de encuentro y de ‘conspiración’ que persigue un objetivo tan noble como complicado: crear, potenciar e interrelacionar el talento.
Y la celebración de su quinto cumpleaños, el sábado 19 de febrero, ha sido la culminación de este afán. Alumnos, profesores, profesionales del sector y curiosos han compartido un día de puertas abiertas en el que ha habido de todo un poco.
El día ha arrancado con el visionado de portfolios y la presentación de ‘China Western’, el libro de Carlos Spottorno sobre la región más occidental de China. Es una de las regiones más áridas e inhóspitas del planeta, donde el Gobierno chino lleva a cabo una despiadada represión de la minoría musulmana a la par que se dedica con ahínco a la explotación de recursos naturales, como el petróleo.
Carlos es un fotógrafo que hila muy fino, que ha sacado el libro adelante gracias a su testarudez e ilusión a la vez. También es una persona muy asequible, que cuenta sus hazañas con humildad y cercanía. Y sí, nos ha dedicado el libro a los que se lo hemos pedido. Se le veía contento, a nadie le amarga un dulce. 
La tarde ha arrancado con la presentación de las maquetas de alumnos y ex alumnos. Muchas y variadas, representan una muestra de creatividad y una buena dosis de sueños. Había para todos los gustos: sobre Shanghai, Lavapiés, el fin de una década de convivencia entre amigos, las mascotas y sus dueños, la lejanía y la distancia, una etapa vital en Argentina o la mismísima adolescencia.
Siempre se agradece poder hablar con el autor de un proyecto y preguntarle de todo y más… la jornada de puertas abiertas pretendía precisamente eso, crear un espacio de diálogo entre los alumnos. Y lo ha conseguido.


Después, el mercadillo de libros de Dalpine (www.dalpine.com). La librería de fotografía más interesante que existe ahora mismo en la red. Con una maravillosa selección de libros autoeditados o independientes que incluyen a Joan Fontcuberta, David Jiménez, Yann Gross, Rimaldas Viksraitis, Tomas Maneke, Takuma Nakahira, Virxilio Vieitez, o Ricardo Cases.
Otro momento fuerte del día ha sido la presentación de ‘La sombra en el césped’, por Íñigo Aragón, que expone sus collages creativos en la sede de la escuela. Íñigo hizo un recorrido visual por las diferentes etapas del collage y nos explicó su forma de trabajar. Ha comprado un par de cajas de fotos de familia y las ha dividido en dos: lugares por un lado, y personajes por el otro. Los personajes, o los trozos de personajes (manos, piernas, cabezas…) yacen en una caja a la espera de ser recolocados en una nueva creación que, subraya Íñigo, es única e irrepetible.
Más de una foto-creación nos ha arrancado una sonora carcajada. Y es que Íñigo nos ha explicado que el collage pretende llegar a la parte más emotiva e irracional del espectador. La exageración de las formas, la descontextualización de las situaciones, el fraccionamiento del cuerpo humano… todo eso pretende fomentar el desconcierto y la curiosidad, y crear un diálogo con el espectador. Íñigo, en pocas palabras, es un crack y quien todavía no haya visto su exposición, está invitado a dedicarle algo de su tiempo. Merece la pena.
También hubo ‘guateque merendil’, cómo no, el cuerpo necesita lo mismo o incluso más que el espíritu. Queso, chorizo y vino, como en una verbena de pueblo. Y tras el homenaje a los sentidos más primarios (no hubo orgía, no, sigo hablando de papeo), llegaron ellos, los multimedia. Estos profesores-alumnos-ex alumnos que, encima de tener buenas fotos, maquetas, exposiciones, becas y discurso propio, tienen la ‘proyección con música’. El lenguaje de este principio de siglo, dicen algunos. Bien es cierto que las fotos de Fosi Vegue con un mambo de fondo ganan aún más. Y qué decir de su video donde vemos a un invitado del Florida Park que baila y canturrea al ritmo de ‘Italiano vero’. Momentos épicos para los que saben apreciar la sana ironía y el kitsch de masas.
Hubo proyecciones buenas, entretenidas, hasta sorprendentes. Si has visto una maqueta y luego ves una proyección, vislumbras el alcance que puede tener el lenguaje fotográfico cuando se entrega a las nuevas tecnologías. ‘Paloma al aire’, la obra de Ricardo Cases, nos ha adentrado en otro territorio: el de la meta-proyección.
Vamos a traducirlo para cyber-torpes (como yo) y profanos del 2.0. En los albores de la proyección, los fotógrafos escogían una música y la maridaban con su selección de fotos.
Después llegó ÉL: José Bautista, el fundador de Kansei Sounds y el creador de un concepto tan novedoso como potente. José se define como músico visual y “una persona muy sensible”. Y lo es, sí que lo es. ¿Cómo definirlo? Es un compositor, sí señores, una persona que domina tanto la música clásica que es capaz de componer sinfonías enteras para orquestas. Pero resulta que el muy sensible encima es fotógrafo y, además, conoce a fondo a los grandes fotógrafos contemporáneos. Y aquí viene la parte más curiosa del asunto.
El chico de Alcalá de Henares cuenta con un punto de humor cómo se puso en contacto con Karl de Keyzer (¡nada menos!) para hacerle una sinfonía a sus fotos. El resultado es indescriptible. La suma de: música compuesta por una mente superior (¡reconozcámoslo!) + sonido ambiente original + una sensibilidad deliciosa = obras de arte originales, que perforan nuestras retinas y nuestro subconsciente. Grandes fotógrafos como Shen Wei, Gueorgui Pinkhassov o Pep Bonet se han entregado a ese genio de la lámpara.
Ver para creer: 
http://www.kanseisounds.com/
En el caso de ‘Paloma al aire’, la inteligencia se casa con el humor (
http://goo.gl/Dcz6M) y eso que los muy perfeccionistas todavía hablan de cambiarla, mejorarla, metabolizarla…
La fiesta de cumpleaños de BlankPaper Escuela ha sido un éxito, una oda al talento y al intercambio de talento (Spottorno se tiró literalmente encima de José Bautista al finalizar la proyección… y es que el talento atrae al talento).
El que se lo perdió, que tome nota y que no se pierda la próxima.
Valeria Saccone

Gracias a todos los alumnos, profesores y todas las personas que vinieron. La próxima, más y mejor.

3 comentarios:

rose dijo...

Enhorabuena por estos 5 años !!

Antonio Muñoz De Mesa dijo...

Me hacía fallta un poco de BlankPaper :) Lo pasé de puta madre, y como siempre, volví a casa inspirado. Gracias!!!!

Ricardo Cases dijo...

Me hacia falta un poco de Mesa, volví a casa ilusionado